Primera CEO latina de las Girl Scouts espera aumentar la diversidad

by Melanie Davis
Share This Article

Anna Maria Chavez
Damarys Ocaña PODER Anna María Chávez recuerda la reacción de su abuela cuando ella, aun siendo niña, le anunció que quería unirse a las Girl Scouts. “Ella me miró y dijo ‘¿Qué? ¿Qué vas a hacer?’†Chávez dijo riéndose. “‘¿Uniformes? ¿Campamentos? ¿Te vas a unir a una organización militar?’ Simplemente no tenía sentido en español. Cuando era pequeña, no se me permitía que pasara la noche en ningún lugar; siempre iba acompañada de un hermano, una tía. Pero cuando le dije de todas las cosas que podría hacer — ir a acampar, aprender a montar a caballo, otras cosas que no podría poder hacer en nuestro pequeño pueblo, mi familia comprendió. En realidad aumentó mi valentía y confianza poder salir y tratar cosasâ€. Dicha confianza le ha servido bien. La nativa de Arizona obtuvo un título de leyes de una universidad prestigiosa, trabajó en la oficina de asesoría jurídica del Departamento de Transporte, y prestó sus servicios bajo dos gobernadoras de Arizona — Jane Dee Hull y Janet Napolitano. Pero es su empleo más reciente, como la primera CEO latina de las Girl Scouts, el cual se encuentra particularmente más cerca a su corazón debido a la oportunidad que le ofrece de educar a niñas más allá del aula escolar. “Tengo la bendición de poder guiar un lugar que hizo tanto por míâ€, dijo Chávez, antiguamente CEO de las Girl Scouts del Suroeste de Tejas. “Y ha sido maravilloso asistir a eventos donde otros latinos se me acercan y me dicen, ‘Estamos muy orgullosos, esto es histórico’â€. Con la población hispana del país en auge y las Girl Scouts — que están celebrando su 100mo aniversario este año — formando el 10 por ciento de la población total de niñas, no es ninguna sorpresa que entre las metas principales de Chávez está involucrar a las familias hispanas en la organización, desde inscribir a más niñas latinas hasta reclutar a más adultos latinos para que ofrezcan sus servicios voluntarios como líderes de tropas e instructores para enseñar materias incluyendo ciencias y tecnología, música, alfabetización financiera, o habilidades prácticas para la vida. Chávez dijo que las Girl Scouts han visto un aumento del 24 por ciento en miembros latinos y un aumento del 46 por ciento en voluntarios latinos adultos en los últimos ocho años. “Ése es un buen inicio, pero aún hay mucho trabajo por hacerâ€, expresó Chávez, agregando que a pesar de que el mensaje de las Girl Scouts “resuena con los padres de familia latinos que quieren que sus hijas tengan éxito en la vida en cualquier cosa que ellas escojanâ€, los horarios de trabajo difíciles y una falta de tradición de [pertenecer a las Girl Scouts] en la comunidad latina aún presentan un reto. Pero es un reto para el cual Chávez está bien preparada, habiendo guiado a la sucursal del Suroeste de Tejas, donde más de la mitad de las 21,000 niñas miembros eran hispanas, antes de que se le pidiera que guiara las operaciones sin fines de lucro de los EE.UU. “Los demógrafos nos dirían que ésa es la manera en que todo el país se verá dentro de 20 añosâ€, añadió ella. En el concejo del Suroeste de Tejas, ella atestiguó la manera en que las niñas latinas convirtieron la adversidad — ya sea en la forma de discriminación racial, luchas de factibilidad educacional, o falta de mentores — en una fuente de resiliencia. “Para que cuando estén preparadas para tomar un papel de liderazgo, estén bien preparadasâ€, dijo ella. “Están bastante bien preparadas siempre y cuando tengan a alguien o un sistema de apoyo que les ayude a lograr lo que quieran en su viaje de liderazgo y eso es lo que las Girl Scouts ha ofrecido ahora durante 100 añosâ€. Ella acredita a la organización — así como a una familia de mujeres fuertes incluyendo a su madre y abuela — por haberla ayudado en su propio camino hacia el éxito. Después de haberse graduado de Harvard, Chávez fue reclutada para trabajar en asuntos de carreteras federales en el Departamento de Transporte, antes de regresar a su hogar en Arizona para ofrecer sus servicios bajo Hull y Napolitano, en varios puestos incluyendo como asesora de política sobre vivienda y desarrollo económico y como directora de asuntos intergubernamentales y subjefe de personal bajo Napolitano. Chávez dijo que le enseñaron lecciones que ella espera pasarles a las niñas bajo su cuidado. “Lo que me más me enseñaron es que somos mujeres, pero primero que nada, somos líderesâ€, dijo Chávez. “Y que trabajaron en sus puestos con gran experiencia, gran educación y visión de lo que querían lograr. Eso es lo que espero hacerâ€.