Joven activista local gana premio nacional de liderazgo

by Melanie Davis
Share This Article

Ernesto Domínguez
Julie Cortez El Hispanic News Portland, OR — Ernesto Domínguez, de 23 años de edad, sabe de primera mano los tipos de retos a los que se enfrentan los jóvenes que él ayuda a través de su trabajo en el Cascade AIDS Project, Advocates for Youth, y el Oregon Queer Youth Summit. Domínguez estuvo sin hogar durante casi un año y medio cuando su madre lo echó de la casa a los 16 años de edad debido a que él es gay. Al mismo tiempo, Domínguez también estuvo sin hogar en otro sentido. Para la nación que él considera su hogar, en la cual ha vivido desde que tenía 1 año de edad, él era un “extranjero†y uno “ilegal†en lo que a eso se refiere. Él descubrió que muchos servicios sociales dirigidos hacia las personas sin hogar no estaban disponibles para los indocumentados. Y mientras su relación con su madre ha mejorado, él no la ha visto durante cinco años y ella nunca ha conocido a su pareja de tres años porque ella ahora vive en su país natal de México y su estatus como indocumentado hace que dejar el país, y viajar por aire en general, sea muy arriesgado. “Hacer público el hecho de que soy indocumentado siempre ha sido mucho más difícil para mi que hacer público el hecho de que soy gayâ€, comentó Domínguez. “Uno nunca sabe en quién puede confiar, ni cómo van a reaccionar con la noticiaâ€. La Comisión Nacional de Gays y Lesbianas le presentó a Domínguez el Premio de Liderazgo para Jóvenes Paul A. Anderson en la 24ta Conferencia Nacional sobre Igualdad LGBT: Creando Cambio, llevada a cabo en Baltimore, Maryland. La comisión honró a Domínguez por su trabajo en nombre de la comunidad Lesbiana, Gay, Bisexual, Transgénero, y Queer (LGBTQ), pero él usó su discurso en la conferencia para darle atención específicamente a la súplica de los indocumentados. “Estoy frente a ustedes con el distinguible privilegio que muchos otros no tienenâ€, dijo él. “Digo privilegio porque sé cuántos de nuestros hermanos y hermanas queer e indocumentados… no pueden asistir a [la Conferencia de] Creando Cambiosâ€. Domínguez agregó que hasta recientemente, él no hubiera podido aceptar el premio debido a su estatus como indocumentado. Hace dos años y medio, sin embargo, él fue otorgado Estatus de No-Inmigrante U — a menudo referida como una “Visa U†— porque él fue la víctima de un delito violento. Domínguez le dijo a El Hispanic News que “si todo sale bien†él podrá solicitar su residencia legal permanente este otoño, pero por ahora, aún con la Visa U, un abogado de inmigración le ha aconsejado que no firme peticiones, no haga contribuciones políticas, ni le escriba a un miembro del congreso. “Cualquiera de estas cosas podría ser considerada como traición como lo definen los documentos de inmigraciónâ€, dijo él en su discurso. “Y aún cosas como protestar podrían poner en peligro la visa política — una visa que sólo me fue otorgada porque un ciudadano estadounidense cometió un delito atroz contra mí. Ese fue mi único camino hacia la ciudadaníaâ€. Gracias a la visa, Domínguez ahora puede llevar a cabo su empleo en el Cascade AIDS Project extendiéndoles la mano a los jóvenes a través de medios sociales y de sus esfuerzos como voluntario en nombre de la prevención del VIH, reforma de inmigración, y derechos de reproducción sin temor de deportación. Él aún no puede votar, “pero aún puedo tener una voz y ser más vocal que muchos de mis semejantesâ€. Domínguez ha sufrido falta de comprensión sobre sus identidades de ambas comunidades con las cuales se identifica — la comunidad latina y LGBTQ. Sobre su estatus de inmigración, él ha escuchado cosas tales como: “¿Por qué no te casas con una chica?â€, “Tú hablas inglés perfectamente; ¿cómo puedes ser un indocumentado?â€, y “¿Por qué no sólo te pones en línea [para obtener tu ciudadanía]?†“Si hubiera una líneaâ€, expresó Domínguez, “estaría feliz de ponerme en ellaâ€. De los latinos, él ha recibido preguntas sobre por qué él no es más afeminado y por qué no se viste como mujer. Su hermano le ha dado apoyo, pero pensaba que ser gay “significaba que yo quería ser una mujer o me iba a cambiar de sexoâ€, dijo Domínguez. Mientras que él ha encontrado “a muchos aliados verdaderamente increíbles… existen muchos malentendidos en ambos ladosâ€, agregó Domínguez. Lo que él busca que ambos lados comprendan es que comparten una lucha para que se les otorguen derechos y sean reconocidos. “Nuestras comunidades no están separadasâ€, dijo él. “Se intersectanâ€.