Empresarios hacen fracasar iniciativas de inmigración en Arizona

by Melanie Davis
Share This Article

Sen. John McComish
Phoenix, AZ (AP) — Decenas de presidentes ejecutivos de hospitales, de empresas de construcción y de grandes compañías se unieron para rechazar nuevas iniciativas duras contra la inmigración ilegal, al señalar que hay preocupación de que el énfasis en el tema pueda afectar más a la débil economía del estado y provoque pérdida de empleos. El resultado obtenido el jueves pasado en el Senado de Arizona fue muy diferente al de hace un año, cuando la gobernadora del estado aprobó una estricta ley de inmigración que colocó al estado al centro de un feroz debate sobre el tema en todo el país. En esta ocasión, muchos senadores republicanos hicieron causa común con los demócratas al rechazar iniciativas que tienen que ver con servicios de salud, beneficios gubernamentales y actividades diarias como conducir un auto. Además de la oposición del grupo empresarial, otros factores también influyeron: no habrá una elección en los próximos meses; algunos senadores republicanos no se han mostrado entusiastas con la dureza de algunas de las iniciativas y muchos legisladores simplemente ya aburrieron del tema. Una señal clara del rechazo a estas iniciativas de parte de tantos patrones le dio ofreció un seguro político a los legisladores sobre que los ciudadanos a quienes representan podrían exigir una explicación por sus votos en contra de las iniciativas, afirmó Bill Hart, un analista del Instituto Morrison de Política Pública de la Universidad Estatal de Arizona. “Ellos podrán afirmar que los principales directores ejecutivos de Arizona fueron muy firmes en contra de las medidas†y eso les generará suficiente potencia en momentos en que el estado sigue batallando con problemas económicos, afirmó Hart. La aprobación en Arizona de la dura ley migratoria SB1070 generó protestas, boicots y demandas en tribunales. Los directores empresariales expresaron sus preocupaciones en una carta entregada a los legisladores el martes sobre que más de estas medidas contempladas en las nuevas iniciativas podrían provocar un posible derrumbe económico por la ausencia de turismo y por una caída en el sector de organización de convenciones. “Realmente quisieron hacerle saber a los legisladores lo que ellos necesitanâ€, señaló el presidente de la Cámara de Comercio del Area Metropolitana de Phoenix, Todd Sanders, quien agregó que no resultó difícil conseguir las firmas de los dirigentes empresariales. “Para nosotros resultó sorpresiva la rapidez con la que fueron llegando las respuestas con 'inclúyanme en la cartaâ€'. La carta — un documento elaborado por la Cámara de Phoenix, su contraparte estatal y otro grupo empresarial — señaló que la mejor respuesta a los temas de inmigración ilegal es la acción federal en torno a la seguridad de las fronteras, en el robo de identidades, un sistema de verificación de empleo que realmente funcione y la creación de un programa de trabajadores extranjeros temporales. Los votos del jueves pasado mostraron que los márgenes abrumadores de apoyo del año pasado entre los legisladores Republicanos a favor de la Ley del Senado SB1070 emanaron de la presión por ser un año electoral, dijo Constantin Querard, un consultor Republicano cuyos clientes en su mayoría votaron a favor de los proyectos de leyes el jueves pasado. Sin embargo, es evidente ahora que muchos senadores Republicanos no están preocupados por el asunto, dijo él el viernes pasado. Los legisladores Republicanos ya habían estado diciendo por meses que mejorar la economía de Arizona y arreglar los problemas del presupuesto del estado eran prioridades más grandes que la inmigración ilegal. “La Asamblea Legislativa y la gente... también están sufriendo de fatiga debida a la inmigraciónâ€, dijo el Senador John McComish, un Republicano de Phoenix que votó en contra de los proyectos de leyes. “Estamos totalmente distraídos y esto causa divisiónâ€. Las acciones del Senado también muestran límites en la potencia que tiene la habilidad de la moción del partido conservador "tea party" de decidir la acción legislativa, dijo Pat Kenney, profesor de ciencias políticas de la Arizona State University. “Ésta es ideología impulsada que no es prevaleciente entre otros Republicanos — los líderes de negocios, los Republicanos moderadosâ€, dijo él. “Tienen ciertas cosas en común pero no todo. Ahí es donde están separadosâ€. Además, cláusulas específicas de los proyectos de leyes derrotados el jueves pasado preocuparan a los legisladores. Exigirle a los hospitales que reportaran a personas que estén recibiendo tratamientos si no tienen seguro y no pueden presentar documentación de estatus legal podría agobiar a los hospitales, dijeron algunos senadores. Otros preguntaron si dos de los cinco proyectos de leyes, los cuales tenían como objetivo forzar una decisión de la Corte Suprema de los EE.UU. en contra de darle ciudadanía automática a los niños nacidos en los EE.UU. de padres que sean inmigrantes indocumentados, produciría el resultado deseado.