Inmigración: Una mirada hacia el pasado y el futuro

by Melanie Davis
Share This Article

Dream Act rally
Richard Jones Reportero de El Hispanic News Portland, OR — El mes de diciembre de 2010 trajo más de su porción usual de desilusiones a los defensores de derechos civiles para los hispanos. La historia más cercana a nuestro hogar tiene que ver con un pasado presidente del cuerpo estudiantil de la Escuela Secundaria Rex Putnam. En septiembre de 2010, Héctor López fue deportado a México — un país del cual él no se recordaba. López había cometido el delito de cruzar la frontera entre los EE.UU. y México cuando tenía seis semanas de edad. Por medio de trabajo agresivo por parte de la abogada de López, Ralph Isenberg, su lucha para regresar a los EE.UU. parece ser prometedora. Los asuntos nacionales se enfocaron en varios aspectos de inmigración. Tal vez el asunto más difícil para los latinos fue que el Senado de los EE.UU. no llegó a una decisión para permitir el voto de la Ley DREAM — la “Ley de Desarrollo, Alivio y Educación para Extranjeros Menoresâ€. Las palabras más ominosas vinieron de dos conflictos tan grandes e intimidantes como el Gran Cañón. Arizona reprende severamente Arizona generó dos historias relacionadas que podrían — o no podrían — resultar en contra de los latinos. La Gobernadora de Arizona, Jan Brewer, aprobó la Ley del Senado 1070, a pesar de que un juez federal decretó que partes de dicha ley contenían secciones inconstitucionales. En Tucson, se está formando una batalla sobre el derecho que tienen las escuelas públicas de ofrecer cursos sobre la historia y cultura mexicana-estadounidense. El saliente Superintendente de Escuelas de Arizona, Tom Horne, se opone a dichas clases mientras que el Superintendente de Escuelas de Tucson, John Pedicone, desea que continúen. Horne podría tener la mejor mano ya que él es el nuevo fiscal general de Arizona. Horne prometió que uno de sus primeros actos como fiscal general sería citar a las escuelas de Tucson por violaciones de leyes estatales. Pedicone de manera pragmática planteó que entre el 70 y el 75 por ciento de los estudiantes que toman clases orientadas hacia los hispanos asistirán a la universidad, mientras que sólo entre el 20 al 25 por ciento de aquellos que no las toman asistirán a la universidad. El problema es — como un mínimo — el retiro de fondos estatales para las escuelas de Tucson. Oficiales en por lo menos seis otros estados estarán observando a Arizona para averiguar el destino de la Ley del Senado 1070 y de las clases de cultura hispana. En un programa de radio de la ABC, varios latinos, con y sin documentos, dijeron que planean mudarse a otro estado. El prospecto de ser detenidos por la policía, la cual asume que podrían ser inmigrantes indocumentados y luego ser exigidos a presentar identificación, les pareció ser opresivo. Ambos California y Nevada son vistos como más tolerantes. Dream Act march in Portland¿Es posible la reforma de inmigración? No sólo no se presentó el voto para una ley significante de reforma de inmigración global en el Congreso en el año 2010, sino que la Ley DREAM fue congelada en el Senado de los EE.UU. En diciembre la Ley DREAM fue descartada a pesar de tener una mayoría en ambos el Senado y la Cámara de Representantes de los EE.UU. La Cámara la aprobó con un leve margen de 216 a 198. En el Senado, los proponentes no pudieron obtener los 60 votos para bloquear la amenaza de intervención obstruccionista de los Republicanos. Aunque 55 senadores votaron a favor del voto para la Ley DREAM, la realidad era que se necesitaban 60 votos para truncar los discursos ilimitados que probablemente vendrían de adversarios. Cinco senadores Demócratas votaron en contra de bloquear la intervención obstruccionista — Max Baucus (MT), Kay Hagan (NC), Ben Nelson (NE), Mark Pryor (AK), y Jon Tester (MT). Un sexto Demócrata — Joe Manchin (WV) — optó asistir a una fiesta de Navidad en vez de asistir a la reunión del Senado. Con la elección del 2010 habiendo puesto a la Cámara bajo control Republicano, aprobar una Ley DREAM, aún una versión modificada, será difícil. El antiguo Senador Bob Bennett (R-UT), uno de los tres Republicanos que apoyaron la Ley DREAM, no será miembro del 112vo Congreso. Su sucesor, el conservador Republicano Mike Lee, ha mantenido bajo vigilancia una política de inmigración bien definida, apoyando “invertir†dinero para asegurar la frontera sureña. Contraataque Grupos a favor de derechos de inmigración — CAUSA, la Asociación Nacional de Funcionarios Latinos Electos y Nombrados (NALEO, por sus siglas en inglés), y el Concejo Estadounidense de Inmigración — no tienen ninguna intención de darse por vencidos. Gloria Montaño-Greene, directora de la oficina de NALEO en Washington, D.C., tomó un punto de vista optimista hacia el 112vo Congreso. Dijo ella que NALEO continuaría educando a los nuevos miembros del Congreso sobre asuntos latinos tales como la Ley DREAM. “El estado de las cosas no puede continuarâ€, dijo ella. NALEO les informará a los miembros de Congreso sobre las facetas positivas de la inmigración. Un informe de la Oficina del Presupuesto del Congreso reclama que aprobar la Ley DREAM reduciría los déficits dentro del presupuesto por cerca de $1,4 billones de dólares dentro de la década y disminuiría los déficits fuera del presupuesto por cerca de $2,8 billones de dólares. Ella dijo que NALEO ha dependido de los antiguos miembros del Congreso para trabajar con los miembros actuales. Ella dijo que los miembros con experiencia, tales como Bennett, son muy valiosos. Aprobar la Ley DREAM y otra legislación, dijo ella, es “un reto que los latinos pueden aceptarâ€. Wendy Sefsaf, directora de comunicaciones del Concejo Estadounidense de Inmigración, comentó que la mayor parte de la primera semana del 112vo Congreso se enfocaría en tareas del comité. Sefsaf dijo que ella pondrá atención sobre lo que los líderes Republicanos recomendarán sobre la Ley DREAM y la reforma de inmigración global. Señalando un punto positivo, Sefsaf dijo que la administración de Obama está buscando algo que pueda hacer para mostrar que está en la esquina de los latinos. En el blog de change.org, Prerna Lal no estaba muy segura que el Presidente Barack Obama sería de mucha ayuda. Ella reclama que la “administración de Obama ha deportado a más personas que la previa administración de Bush...â€. Lal es cofundadora y coordinadora en línea de DreamActivist. Ella actualmente está inscrita en la Facultad de Leyes de la Universidad George Washington. Montaño-Greene, Sefsaf, y Lal todas esperan que el apoyo más grande para promover leyes “menos potentes†para la Ley DREAM ocurriría en los capitolios de los estados. Ellas citaron a California, Maryland, Massachusetts, Utah, y Georgia. Sefsak dijo que algún tipo de programa de equidad de matrícula sería un paso en el camino correcto. Eric Sorenson, director de comunicaciones de CAUSA, dijo que este grupo basado en Oregón le llevará el mensaje de la Ley DREAM a la asamblea legislativa del estado. “El Partido Republicano está luchando por su almaâ€, dijo Sefsaf. “Trabajar para una ley de compromiso sería algo muy bueno para ellosâ€. De regreso en los EE.UU. Después de haber sido enviado a la Ciudad de México por agentes del ICE, Héctor López encontró que las condiciones ahí eran imposibles. Con poco dominio del español, no pudo encontrar empleo. Además, los jóvenes mexicanos de su edad amenazaban a López debido a su cultura “yanquiâ€. Dichas amenazas brindaron la clave que Sheridan-Ayala empleó para obtener una nueva audiencia para López. Ella rebatió que López se enfrentaba a peligro inminente. En noviembre, dicho método le brindó a López entrada a un centro de detenciones cerca de Phoenix. En diciembre se le otorgó permiso para volar a Portland donde llegó en la víspera de Navidad. Actualmente López y Sheridan-Ayala se están preparando para una audiencia en el tribunal en Oregón para determinar su futuro.

—

Foto 2: Julie Cortez, El Hispanic News Gente joven marcha a través del centro de Portland apoyando la Ley DREAM el 15 de diciembre de 2010, la misma tarde que la Cámara de Representantes de los EE.UU. votó a favor de la ley. A fin de cuentas no sería aprobada en el Senado.