Racismo y opresión sistémicos, vivitos y coleando en Oregon

by
Share This Article

Ammon Bundy (L) meets with Harney County Sheriff David Ward along a road south of the Malheur National Wildlife Refuge near Burns, Oregon, January 7, 2016. Bundy, the leader of a group of armed protesters occupying the headquarters of the U.S. wildlife refuge in rural southeastern Oregon, on Thursday rejected the sheriff's offer of passage out of the state to end the standoff. REUTERS/Jim Urquhart Ammon Bundy (L) meets with Harney County Sheriff David Ward along a road south of the Malheur National Wildlife Refuge near Burns, Oregon, January 7, 2016. Bundy, the leader of a group of armed protesters occupying the headquarters of the U.S. wildlife refuge in rural southeastern Oregon, on Thursday rejected the sheriff's offer of passage out of the state to end the standoff. REUTERS/Jim Urquhart
Por Monty Herron, El Hispanic News
Título llamativo, por triste que sea. Pero es verdad. La situación desenvolviéndose en la reserva natural de Malheur, (que era la reserva india de Malheur) es una caricatura grotesca del racismo institucional, y se cómo manifiesta en nuestras vidas hoy sin que el público incluso se dé cuenta. Lo que continúa desconcertando y asombrándome, es que no hay más personas con tal preocupación, y alzando sus voces para ponerle fin. Para tener contexto histórico, repasemos algunos hechos. La tierra de esta área era originalmente el territorio de los indígenas paiutes y fue designada más tarde como su reserva. (El tratado de 1868 con los paiutes norteños nunca fue ratificado, haciendo de los 1.78 millones de acres de la reserva india de Malheur tierra tribal no cedida.) Entonces se convirtió en fideicomiso federal después de la guerra contra los indios bannocks, antes de remover la mayoría de ellos a Yakima, Washington. Los que permanecieron habitan actualmente la reserva paiute de Burns. La tierra fue vendida después a los colonos blancos y a corporaciones, debido a la invasión colonos, con una porción señalada como reserva natural. Un acuerdo permanece en efecto, indicando que la tierra se debe manejar en colaboración con los paiutes para proteger sus sitios sagrados, los sitios que utilizan hasta hoy en día con propósitos religiosos y ceremoniales. Si de algo sirve, el gobierno federal hace un buen trabajo de mantener esta relación según el consejo tribal paiute. Estos “vaqueros patrióticos†están profanando las tierras sagradas con sus propios propósitos ilegales equivocados y egoístas. Esto para mí es una verdadera historia, pero no la que verá plasmada en su televisión, periódico, las entradas de Twitter y Facebook. ¿Por qué? Porque como el racismo institucional y la opresión sistémica dicta, no importan los indígenas americanos. Nuestras derechas, nuestras emociones, nuestras experiencias; siempre toman un lugar secundario a la superioridad blanca. Prestemos una mirada más atenta a Ammon Bundy y su banda de patrióticos “clownboys†(payasos y vaqueros a la vez). Fueron condenados los rancheros oregonianos padre e hijo Steven y Dwight Hammond, por incendios provocados en tierras federales, uno para encubrir su caza ilegal de ciervos, el otro para establecer un cortafuegos para proteger sus tierras contra un incendio fuera de control iniciado por un relámpago, el cual puso en peligro las vidas de los bomberos voluntarios que combatían las llamas. Se declararon culpables, se les impusieron sentencias más ligeras por el juez y fueron liberados. Sin embargo, debido a su indiferencia notoria por la tierra, las leyes, y la vida humana, el gobierno federal hizo algo inusual, apelando la sentencia, pidiendo hacer valer la condena mandatoria mínima. El fiscal prevaleció. Ammon y sus secuaces dicen que están protestando el maltrato de estos rancheros por el gobierno y que quieren la liberación de ambos rancheros y las tierras federales. He aquí el asunto: los Hammonds se entregaron ya para servir el resto de sus sentencias. Ahora tenemos un montón de gente, que ni siquiera reside en Oregon (Ammon Bundy y su tipo) que intenta dictar cuales tierras abandonará el gobierno federal, y a quienes liberará de la prisión. ¿Alguien dijo TERRORISMO DOMÉSTICO? Le garantizaré una cosa, tan cierto como que mis dedos están temblando de cólera mientras que escribo esto. Si la piel de estos payasos fuera cualquier color sino blanca, puede apostar que los federales habrían asaltado el lugar y acorralado hasta el último maldito de ellos que permaneciera vivo al disiparse las nubes de pólvora quemada. Aun piensa que el racismo y la opresión no están en juego? Muy bien. Déjeme contarle sobre un par de hermanas, Carrie y Mary Dann. Dos mujeres mayores shoshones, que se rehusaban a ceder el título de sus tierras. De la misma forma que ha sucedido con cualquier otra tribu, las tierras de los shoshones eran parte de un tratado Ruby Valley de 1863, abarcando 26 millones de acres en 3 estados, brindando a los rancheros el acceso a la tierra, pero no al título. Y más o menos de la misma manera que los federales se encargaron de los paiutes, los shoshones fueron informados en 1970 que su tierra no les pertenecía a ellos debido a la invasión blanca. Bien, las hermanas de Dann estuvieron de acuerdo y han mantenido (Mary murió en el rancho en 2005) que nunca vendieron su tierra a nadie. Entonces, ¿cómo trataron a estos activistas pacíficos, de color? El gobierno federal hizo una redada con los agentes del buró de administración de las tierras (BLM), fuertemente armados y helicópteros, para robar 232 cabezas de ganado del rancho Dann. Las hermanas tuvieron que mover 400 caballos en una emergencia para evitar que fueran robados también. El BLM autorizó a vaqueros locales para realizar esta traición atroz, para hacer cumplir su punto de vista que estos animales se alimentaban en terrenos públicos. Carrie continúa luchando por sus derechos a pesar de su edad avanzada. ¿La retorcida crueldad? Esta gente nunca cedió su tierra, todavía la está ocupando a pesar del continuo hostigamiento por vaqueros y el BLM, pero no hay justicia para ellas. Todo el mundo debería saber lo que el gobierno le hizo a las hermanas Dann, sino que por el contrario, todo el mundo sabe quien es Yall Qaeda. Aproximadamente a 30 millas, en Burns, Oregon, hay informes que oficiales federales se han reunido, pero no han tomado ninguna medida para frustrar la ocupación del refugio. Se ha visto a Bundy hurgando en los ficheros del personal, ordenadores, usando el equipo pesado de la reserva para destruir cercas, abrir informes confidenciales sobre fauna, sus poblaciones y ubicaciones – han saqueado un sitio totalmente insuficientemente financiado, con un solo oficial del departamento de peces y fauna (Fish and Wildlife). Todos los empleados federales del refugio han huido por su seguridad. El número de leyes que estos payasos han roto es increíble. Pero lo han hecho. Y nadie está haciendo ni una maldita cosa sobre ello. No me diga que no tiene nada que ver con el racismo institucionalizado y la opresión sistémica porque tiene todo que ver con ellos. Los manifestantes de Ferguson tachados de rufianes y ladrones porque eran afroamericanos. ¡Llame a la guardia nacional! ¡Movilice todo el mundo! Están destruyendo propiedad, y están tomando las cosas que no les pertenecen, ¡qué comportamiento tan despreciable y vergonzoso! ¿Oh, estos vaqueros blancos aquí?? Es una ocupación, como hacen las milicias. ¿Guardia nacional? ¿Presencia fuertemente armada? Nah… vamos a esperar hasta que se cansen de esto y decidan desalojar. Esto es qué se debe caracterizar por cualquiera con sentido común como despreciable. Pero ahora no lo será, quizá nunca lo será, porque después de todo es apenas un montón de individuos blancos en Oregon. Oh, y sigan enviándoles vibradores, ¡les encanta eso! Monty Herron es estudiante de posgrado en Portland State University, autor, y un miembro de las tribus confederadas de Grande Ronde.