Opinión: Fluorización de agua — La opción compasiva para buena salud

by Melanie Davis
Share This Article

Carmen Rubio, la directora ejecutiva de Latino Network Carmen Rubio, la directora ejecutiva de Latino Network
Por Carmen Rubio, Latino Network
  El año pasado, la junta directiva y el personal de Latino Network decidimos apoyar la fluorización de agua porque nosotros la vemos como un servicio básico de salud pública y un asunto de justicia social. Cerca del 100 por ciento de las familias con las que nosotros trabajamos viven en pobreza. Acceso a servicios humanos básicos tales como cuidado dental no es algo que se da por hecho por las comunidades con las que trabajamos. Nosotros regularmente vemos el resultado de esta disparidad en nuestro trabajo con jóvenes — personas jóvenes con intensas caries dentales y pérdida de dientes, que resultan no yendo a la escuela debido a dolor dental, viajes a la sala de emergencias, o que resultan sintiéndose avergonzados y humillados debido a caries dentales visibles. A través de los años nuestro personal ha llevado a varios jóvenes a recibir servicios gratuitos de cuidado dental que han sido ofrecidos anualmente, los cuales a menudo requerían trabajo o visitas adicionales. En uno de nuestros programas trabajando con jóvenes y familias adjudicados, nosotros hemos pagado de cientos a miles de dólares a través de los años para que los jóvenes o los miembros de sus familias reciban servicios dentales urgentes, costos que hubieran podido ser prevenidos a través de cuidados preventivos como la fluorización del agua. Yo comprendo que éste es un asunto muy serio para muchas personas. Sin embargo, dudo que muchos de los críticos adversos conocen a las personas que nosotros conocemos — a la familia de la niñita con dientes con coronas, al hombre joven tratando de no meterse en problemas, pero cuya falta de dientes crea una falsa impresión en los demás sobre su potencial personal, o a la mujer joven que se avergüenza de sonreírse. Si ustedes han sufrido de pobreza de primera mano — como varios de nosotros en Latino Network — sería difícil no apoyar la fluorización de agua. A mí personalmente me preocupa este asunto ya que tengo a varios miembros de mi familia que, hasta este día, sufren los efectos cumulativos del mal cuidado dental preventivo y de la pobreza. Mi primo, al quien llamaré Miguel, nació y creció aquí en Oregón, y tiene un poco más de treinta años de edad. A él le habían sacado o puesto coronas en cinco dientes antes de haber cumplido 7 años. Él ha tenido algunos problemas en la vida, pero ahora ha trabajado arduamente para estar en un lugar donde puede apoyar a sus cuatro hijos siendo un padre soltero. Él los prepara para ir a la escuela, les prepara sus comidas, y viaja en TriMet con ellos para irles a comprar ropa para la escuela. Cuando le habla a Miguel, él no sonríe mucho y se ríe cubriéndose la boca con la mano, probablemente debido a los varios dientes que ya no tiene. Los problemas dentales de Miguel han por lo menos una vez resultado en un viaje a la sala de emergencias o le han causado no poder ir al trabajo o cosas que un padre soltero con cuatro niños viviendo en la pobreza debe hacer para mantener a su hogar funcionando. Y ahora, tres de sus niños tienen el mismo problema de caries con el cual él creció. Miguel no está solo. Muchos residentes de Portland, y demasiados niños, sufren de dolor dental prevenible. Uno de cada cinco niños en Portland sufre de caries. Aunque todos los niños están afectados, los niños de bajos ingresos y niños de color están impactados desproporcionalmente. Nosotros vemos esto todos los días. En una ciudad que públicamente ha declarado su dedicación hacia la equidad en nuestra comunidad, nosotros necesitamos asegurarnos que esta desigualdad termine hoy. Nosotros necesitamos la fluorización de agua hoy. El pasado mes de agosto, los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades emitieron un informe sobre las disparidades de la salud bucal. El informe señaló un número de maneras en que las comunidades de color y las poblaciones de bajos ingresos tienen menos acceso a la prevención y el tratamiento de enfermedades dentales. Es más probable que los adultos viviendo en pobreza o de comunidades de color hayan perdido dientes. Es dos veces más probable que los adultos latinos empleados tengan caries no tratadas que las personas de raza blanca. Los niños latinos de Oregón sufren de un 35 por ciento más caries no tratadas que las personas de raza blanca. La fluorización del agua ayudaría con esto. Es menos probable que los niños con menos ingresos y de las comunidades de color tengan selladores dentales. Eso lleva a que tengan más caries. La fluorización del agua ayudaría con esto. La fluorización del agua protege todos nuestros dientes. Pero, cuando las personas no tienen acceso a cuidados dentales, es aún más importante. No tener agua fluorizada hace que las disparidades de la salud dental sean peores. Ese es el punto fundamental. A mí me preocupa la fluorización del agua porque a mí me preocupa mi primo Miguel y sus niños, y los miles de otros niños y familias como la de él. El agua fluorizada disminuiría la brecha entre los privilegiados y los pobres, y ayudaría a nuestra comunidad. Todos ganan cuando tenemos agua fluorizada. Todos ganan cuando tenemos dientes sanos. Significa costos más bajos de cuidado dental. Significa que su sonrisa se ve mejor en su entrevista de empleo. Significa que es más fácil comer una buena dieta. Significa que menos infecciones pueden entrar en su cuerpo. Para la salud de todos, tengamos agua fluorizada. Por favor únanse conmigo al votar Sà en favor de la fluorización el 21 de mayo.
Carmen Rubio es la directora ejecutiva de Latino Network. La misión de Latino Network es dar oportunidades, servicios, y propugnación para la educación, liderazgo y participación cívica de jóvenes, familias, y comunidades latinas de pocos ingresos en el Condado de Multnomah.