¿Está el matrimonio entre parejas del mismo sexo en el horizonte para Oregón — y para la nación?

by Melanie Davis
Share This Article

Robin Castro (a la izquierda) y John Halseth han estado juntos casi 18 años. Foto por Julie Cortez, El Hispanic News Robin Castro (a la izquierda) y John Halseth han estado juntos casi 18 años. Foto por Julie Cortez, El Hispanic News
Por Julie Cortez, El Hispanic News
Robin Castro y John Halseth estuvieron casados una vez — durante un período de tiempo muy corto. La brevedad de su unión no fue causada por infidelidad, ni por el apresuramiento de su juventud, ni por ignorar el trabajo arduo necesario para hacer que un matrimonio dure. Juntos casi 18 años, Castro y Halseth están, de hecho, aún muy enamorados. Pero después de haberse casado legalmente cuando el Condado de Multnomah brevemente otorgó licencias matrimoniales a parejas del mismo sexo en el año 2004, su matrimonio fue invalidado por una enmienda respaldada por votadores a la Constitución del Estado de Oregón y por la Corte Suprema de Oregón. “Después de eso, cuando [los derechos matrimoniales de parejas del mismo sexo] estuvo tan cerca, nosotros decidimos que nos íbamos a esperar e íbamos a luchar por ese derechoâ€, comentó Castro de la decisión de la pareja de no registrarse como una pareja doméstica después de que su licencia matrimonial fue invalidada. “Estamos esperando a que el matrimonio sea legal aquí en Oregónâ€, expresó Halseth, “y nosotros estamos trabajando arduamente para lograr esoâ€.
Cientos de personas llenaron las aceras afuera del Palacio de Justicia Mark O. Hatfield para la “Congregación en Portland para la Libertad de Casarse†el 26 de marzo. Foto por Julie Cortez, El Hispanic News Cientos de personas llenaron las aceras afuera del Palacio de Justicia Mark O. Hatfield para la “Congregación en Portland para la Libertad de Casarse†el 26 de marzo. Foto por Julie Cortez, El Hispanic News
La pareja le habló a El Hispanic News durante la “Congregación en Portland para la Libertad de Casarseâ€, llevada a cabo en el centro de la ciudad el 26 de marzo para coincidir con la consideración de la Corte Suprema de los EE.UU. sobre la constitucionalidad de la Ley de Defensa del Matrimonio (DOMA) y la Proposición 8 de California. Cuando la Medida 36 fue aprobada en el año 2004, enmendando la Constitución del Estado de Oregón para limitar que el matrimonio fuera solo entre un hombre y una mujer, Thalia Zepatos — en ese entonces una activista local y ahora directora de participación pública para la campaña nacional de Freedom to Marry (Libertad de Casarse) — recuerda pensar que podría tomar otros 20 o 30 años para que Oregón estuviera listo para seriamente considerar extender el derecho de casarse a parejas del mismo sexo. Justamente 10 años después, en el 2014, la igualdad de matrimonio nuevamente estará frente a los votadores de Oregón — y esta vez los partidarios están optimistas, no sólo sobre las probabilidades del estado sino también sobre la posibilidad que la Corte Suprema de los EE.UU. decida a su favor en junio. “Tengo muchas esperanzas después de los argumentos orales presentados sobre los casosâ€, dijo Zepatos.
“Se siente como si estuviéramos en este tipo de proceso de aceleración para analizar información erróneaâ€, comentó Thalia Zepatos. Foto por Julie Cortez, El Hispanic News “Se siente como si estuviéramos en este tipo de proceso de aceleración para analizar información erróneaâ€, comentó Thalia Zepatos. Foto por Julie Cortez, El Hispanic News
“Era algo que nosotros nunca pensamos ocurriría en nuestras vidasâ€, agregó Castro, apenas oíble sobre los automovilistas dando bocinazos de aprobación mientras pasaban cerca de la congregación. “… Poder ver el apoyo que tenemos ahora, en vez de lo que teníamos cuando teníamos 20 años — es un mundo totalmente diferenteâ€. Mucho del trabajo de Zepatos en los años recientes se ha centrado en congregar ese tipo de apoyo — en cambiar actitudes y opiniones y dejarles saber a menos partidarios vocales que no están solos con respecto a sus opiniones. Por ejemplo, múltiples encuestas nacionales han mostrado que una mayoría de latinos apoyan derechos de matrimonio entre parejas del mismo sexo, pero a menudo era un “nivel de apoyo callado†dentro de las familias, comentó Zepatos. “La gente no estaba hablando mucho sobre estoâ€. En respuesta, ella ayudó a desarrollar Familia es Familia, una asociación con más de 20 organizaciones nacionales de derechos civiles para latinos que ha producido un sitio web y un folleto bilingüe enfocado en incitar conversaciones en familias latinas alrededor de asuntos LGBTQ. Las organizaciones asociadas — entre ellas la Liga de Ciudadanos Latino Americanos Unidos (LULAC, por sus siglas en inglés), la Cámara de Comercio Hispana de los EE.UU., y el Concejo Nacional de la Raza (NCLR) — están comunicándoles de manera activa a sus comunidades que “las personas gays no son alguien distintoâ€, dijo Zepatos. “Las personas gays también son parte de la comunidad latinaâ€. “Cuando un grupo es rechazado la dignidad y el derecho de casarse, nos disminuye a todosâ€, dijo Janet Murguía, Presidente y CEO de NCLR en un comunicado de prensa en el día en que la Corte Suprema empezó la audiencia de argumentos orales sobre DOMA y la Proposición 8. “Apoyamos a nuestros hermanos y hermanas, madres y padres, hijos e hijas LGBT, muchos de los cuales son latinos, y le pedimos a la Corte Suprema que tome la opción apropiada y le extienda la libertad de casarse a la comunidad LGBTâ€. El comunicado continuó debatiendo que, “La decisión de la Corte Suprema es particularmente importante para los latinos en familias inmigrantes ya que se les prohíbe a muchas parejas binacionales del mismo sexo solicitar que su pareja nacida en el exterior reciba residencia permanente y ciudadanía. Muchos cónyuges no han tenido otra opción sino regresar a su país de origen, a menudo separándose no sólo de su pareja, sino también de sus hijos. De hecho, en casi la mitad de las parejas binacionales LGBT enfrentándose con ser separados, uno de los miembros es hispanoâ€. La motivación más básica de Castro y Halseth para querer estar legalmente casados es el deseo de cerciorarse que podrán cuidarse a sí mismos al estar acercándose a la edad de jubilación, pero para ellos también se trata de imparcialidad fundamental — y están alentados que tanta gente parece estar moviéndose hacia la misma conclusión. “Creo que las personas por fin están comprendiendo no sólo la realidad de que el matrimonio de parejas del mismo sexo es igualdad, sino también que es algo bueno para la sociedadâ€, añadió Castro. “… A veces es tan abrumador cuando vemos la cantidad de apoyo que tenemos ahora. Yo simplemente les diría gracias a todos, porque éste no es un asunto sobre los gays, es un asunto que impacta a todosâ€, agregó él mientras se le llenaban los ojos de lágrimas. “Ver todo el apoyo es increíble, y a veces es abrumador, y eso podría hacerme llorar — pero yo soy un llorónâ€.
Para obtener más información sobre Familia es Familia, visite familiaesfamilia.org.